lunes, 28 de mayo de 2012

METODOLOGÍA Y TÉCNICAS CATEQUÉTICA 9ª PARTE



METODOLOGÍA CATEQUETICA & METODOLOGÍA

HUMANA-ESPRIRITUAL
 Bibliografía de este Documento: 
                               METODOLOGÍA CATEQUETICA
      www.archivalladolid.org/nuevo/cateques/temas/17.doc
Recomiendo, por ser muy interesante y útil este documento, que si dispone de poco tiempo, debe leerlo, por partes y asimilarlo.
Anotar en un cuaderno que es de su uso como catequista, las partes más trascendentales o que le parezca que le va ser de utilidad, para no dejar de llevarlo a la práctica.

Muy interesante este documento que agrego como un apartado más
en la lista de “Archivos publicados” de este Blog. (El Nº 9º. Así el que está siguiendo las lecturas publicadas por Partes, puede elegir, por donde quiera empezar, y completar, todos son muy buenos para enriquecer el conocimiento del lector y hacer conocer a otros compañeros catequistas.

     Queremos una catequesis para el hombre de hoy, de talento misionero, creativo y que aporte su levadura a esta Iglesia que quiere ser samaritana y al mismo tiempo tiene que ser fraterna y evangelizadora.

     Para llevar a efecto este proceso catequético del mejor modo posible, es decir, de manera formativa y animadora, es preciso realizar las actividades oportunas y utilizar los instrumentos que mejor pueden ayudar a la tarea de la educación de la fe incipiente de los catequizandos.



    Los medios y herramientas que se van a usar, el modo y el momento de hacerlo, reflejan un estilo de catequesis, de Iglesia y pedagogía de la fe. Con una buena metodología, las dificultades se vencen y las posibilidades formativas aumentan. Hasta el lenguaje se puede utilizar con eficacia al servicio del mensaje. Además el énfasis que debe expresar por cada momento del desarrollo, muy importante. Ej. Tono alto, a veces bajo, (J.C.) 

   1.  OPERACIONES DIDÁCTICAS y CATEQUESIS

    Algunos criterios generales deben presidir toda reflexión que se oriente a clarificar aspectos metodológicos. Entre ellos citamos:

   - La catequesis es acción. Es necesaria la actividad de los catequizandos
   - No se debe reproducir en la catequesis:
   - Ni el modelo de la homilía, el sermón o la exhortación,
   - Ni los modos académicos de la clase de religión.
   - Los instrumentos tienen que ponerse al servicio de la Palabra y no viceversa.

   "Se han hecho estudios sobre el método a seguir en catequesis; se ha indicado el papel de los métodos activos en la transmisión de la fe; se ha elaborado una metodología diferencial, por edades, condiciones sociales y grado de madurez psíquica de los catequizandos, pero ningún método exime al catequista del trabajo personal... Unas buenas cualidades humanas y cristianas producirán mejores resultado que los métodos mejores". (Directorio de Past. Cat. Ne. 70-71)
Es decir que el catequista debe interesarse en una buena capacitación para ofrecerse él mismo como método y medio de transmitir la Palabra de Dios.



   La labor de la catequesis debe regirse de una forma práctica por las tres acciones pedagógicas que implica toda transmisión.

·        Programar de manera minuciosa

    Implica la ordenación previa a la labor de la catequesis, con el fin de ordenar todos los recursos en función de objetivos, ordenar los contenidos con miras a la progresión y a la eficacia, armonizar los instrumentos y los estímulos para que se consiga una buena formación global y general.
    La metodología relacionada con la programación es sobre todo intelectual y dinámica, ya que con esta operación se trata de ordenar lógicamente toda la labor, y supone la puesta en juego de la inteligencia y de la prudencia pedagógica.

   * Transferir o comunicar

    Llamamos a esta acción comunicación, enseñanza, explicación, exposición. Implica la relación mental, afectiva y moral con el receptor. Implica una emisión y un emisor y también una recepción y un receptor.
    La metodología de la comunicación supone ante todo relación. Saldrá bien, mal, mejor o peor, pero tiene que actuarse con seguridad y firmeza en la conexión.
El producto o efecto de utilizar la mencionado arriba, saber o no saber hacerlo, se le denomina llegar al catequizando Ej. No le llegó mi catequesis este día. O que el observador coordinador te observe y diga: “Tu catequesis no le llega a los niños o jóvenes”. (J.C.B).

 Para esta situación, se nos ha enseñado  que cada catequista, al llegar a su casa u otro momento no muy tardío, antes del sgte. Encuentro,
Se haga una auto evaluación, un repaso mental de todo el tiempo que estuvo con sus catequizandos, y si acaso observó en sí que hubo falencias, y no llamó la atención, debe volver a preparar el mismo tema y desarrollar en el siguiente encuentro. Cuando los catequizando no está prestando atención y se distraen es porque reciben una catequesis aburrida monótona. (Quiere decir que no les llega) (JCB)

  * Evaluar o apreciar los resultados

    La evaluación o valoración de los resultados no debe centrarse sólo en los conocimientos conseguidos, sino que debe abarcar las actitudes, disposiciones y sentimientos adquiridos. Así mismo tiene que abarcar a la acción del catequista y a las circunstancias que se ponen en juego.
   Y la evaluación debe abarcar tanto al progreso de cada persona como a las disposiciones de los grupos, de los animadores y a las circunstancias del entorno humano en el que se actúa.



Consignas específicas de la catequesis pueden ser:

    a) Tener en cuenta la vinculación de los catequizandos a la Iglesia, porque puede ser de diversos grados:
     * psicológica, que necesita una acción evangelizadora.
     * De fe personalizada: que necesita de la catequesis.
    * También hay que tener en cuenta que la catequesis pretende la formación integral del catequizando, desde un proceso que le va preparando a vivir su fe con plenitud y libertad. Por tanto debe atender a diversos procesos que son evaluables:

   Tendremos que tener también en cuenta que la catequesis es un proceso de maduración personal de la fe y de vinculación a la Comunidad Eclesial; es decir, como respuesta profunda del SER cristiano y no solo del HACER como persona libre y activa. Ello requiere una evaluación pastoral que ayude a realizar el acompañamiento.

2. FORMACIÓN METODOLÓGICA DEL CATEQUISTA

     El catequista necesita saber manejar muchas metodologías y ser hábil en muchos recursos: dibujo, esquemas, pizarra, audiovisuales, músicas, tecnologías nuevas, retroproyector, audiovisuales, técnicas de grupo, dinámicas de la palabras... Debe tener la conciencia que en los tiempos actuales, cuantos más instrumentos sepa seleccio­nar, graduar en su uso, adaptar y oportunamente emplear, cuenta con más recursos.

NOTA:(*) Son buenos utilizar los métodos indicados arriba, ayuda muchísimo, pero no ocupar tanto tiempo del que cuenta para estar con los catequizandos. Yo he empezado y terminado de ejercer con elementos muy sencillos, como un simple pizarrón para ubicar láminas que corresponden al tema a desarrollar y también para escribir o dibujar, que si no se tiene habilidad, se practica antes en la casa, y los chicos en especial, se sienten tan contentos cuando observan en su catequista, al hacer  un dibujo simple que indica las partes del mensaje, como en otro apartado mencioné: “Enseñar como quien tiene autoridad (que sabe de veras) Prestan más atención y aumentas las posibilidades de asimilar el mensaje, que tarde o temprano le va a corresponder poner a la práctica.  Agregado de (Juan Carlos). Resultado de experiencias.     

   Criterios. El catequista tiene que ser hombre hábil y erudito

   Tal vez para ello necesita mucha formación y desde luego gran interés. Se debe preferir la calidad a la cantidad, bajo peligro de dispersión.

    Modos. Los métodos y los instrumentos se van dominando con el tiempo: Se han de evitar polarizaciones o reducciones innecesarias. Se deben buscar mil recursos que hagan posible la relación ágil y suelta.

    Momentos y formas. Depende mucho del contenido que debe ser transmitido. Pero también depende en gran medida del nivel de los receptores, del contexto cultural, del ambiente en que se mueve la catequesis.



  ¿QUE MÉTODO PREFERENTE SEGUIR?

    No existe ningún método preferente ni aconsejable, ya que las circunstancias, las materias, los sujetos, los hábitos, los tiempos, etc, pueden variar. Más que aprender métodos es muy conveniente centrarse en preferencias metodológicas, en criterios, en tacto comunicativo.   Sobre Métodos Ver NOTA*)

    Lo importante es que cada catequística se compenetre con un método y saque el mejor partido de él. Debe huir del riesgo de un sistema monótono y repetitivo; pero debe evitar el pasar de uno a otro sin reflexión y de forma impulsiva.
Por exponer y proponer algunos criterios metodológicos podemos señalar: * En catequesis hay que seguir un método activo, que tiene dos variantes:

     a) Desde el punto de vista de la persona:
 Actividades personales: clima de silencio. Búsqueda    - Actividades grupales: carisma de comunicación

    b) Desde el punto de vista de su finalidad
          - Actividades de comprensión y asimilación.
          - Actividades de investigación: encuestas, entrevista...
          - Actividades de interiorización y contemplación:
                  (Memorizar o más bien saborear un texto, guardar en el 
                  corazón).
          - Actividades de expresión y proyección:
                  Manifestar lo que llevamos dentro: dibujo, gesto...

  c) Desde el punto de vista de los sentidos y facultades que entran en juego:

             * Intelectuales: fichas, preguntas, consultas...
             * Emotivas y afectivas: audiovisuales...
             * Imaginativas: Expresión libre, Happening...
             * Verbales: monólogo, diálogo, narración, poesía, crucigrama,
                             eslogan, plegaria, frases incompletas...
             * Corporales: interviene el cuerpo, tanto para recibir como para dar,
                             por ejemplo con gestos, mimo, representaciones, experiencias.
             * Totales; entran en juego múltiples sentidos.

d) Desde el punto de vista del grupo que las realiza:
              - de grupos pequeños (3 a 5 personas):
              - de grupos medios: (6 a 12 personas): estudio de casos,
                          torbellino de ideas, rol-playíng, etc.
              - de grandes grupos: asamblea, puesta en común, cuchicheo,
                          phillis 6-6., mesas redondas, debates...
e) Desde el punto de vista de los instrumentos:
          - La imagen fija: el cartel, el póster, el mural, la foto.
          - El dibujo: el humor gráfico, el cómic, la historieta.
          - El sonido: el canto, la música, el disco-forum.
          - El audiovisual: el montaje audiovisual, el video.
          - Los medios de comunicación de masas: La prensa, el cine, TV.

    Lo interesante en la metodología es seguir siempre y en cierto sentido las líneas básicas de la "pedagogía divina"

  "Y llamamos "pedagogía divina" a la manera con la que Dios ha conducido a Israel hacia Cristo salvador, y al modo con el que Jesús, Hijo de Dios hecho hombre, vivió la voluntad del Padre y comunicó e hizo realidad entre los hombres el Evangelio del Reino de Dios. Esta pedagogía divina está compenetrada por la condescendencia de Dios hacia los hombres, por la que su inefable amor, santidad e infinitud ha sabido acomodarse a la condición humilde y pecadora de los hombres." (Com. Episc. de Enseñanza y Cal. La Catequesis de adultos, n. 255



3. METODOS ESPECIFICOS CATEQUISTICOS

   Si la catequesis es algo más que instrucción religiosa, hay que preferir siempre métodos que asuman dinámicas más vitales y espirituales que el simple aprendizaje de la doctrina cristiana. Campos y actitudes expresadas con palabras como oración, fe,  caridad, humildad, misterio, palabra de Dios o perdón de los enemigos deben ser tenidos en cuenta y asumidos por la metodología que se emplea en la tarea catequizandos.

   Evidentemente eso es más difícil que la simple comprensión de las formulas del catecismo y la interpretación del significado de las palabras y de las frases en la que se expresa el misterio.

    Es cierto que no se debe olvidar el valor de las facultades humanas en el discernimiento del misterio de Dios. Decía Pablo VI en la Evangelio Nuntiandi: Un medio que no se puede descuidar es la enseñanza catequética. La inteligencia, sobre todo tratándose de niños y adolescentes, necesita aprender mediante una enseñanza religiosa sistemática los datos fundamentales, el contenido vivo de la verdad que Dios ha querido transmitirnos y que la Iglesia ha procurado expresar de manera cada vez más perfecta a lo largo de la historia. Los métodos deberán ser adaptados a la edad, a la cultura, a la capacidad de las personas, tratando de fijar siempre en la memoria, la inteligencia y el corazón las verdades esenciales que deberán impregnar la vida entera".  (Evangeli Nuntiandi n. 44, Pablo VI)

   Los cambios actuales reclaman una serena y profunda renovación en las metodologías de la comunicación. Debe afectar a todos los campos, también al relacionado con la cultura religiosa. El educador sabe que una misma cosa se puede enseñar de diversas maneras. Si  nos interesa dar a conocer la Palabra de Dios, haremos de la forma más conveniente.

    También lo rercordaba Juan Pablo II "La edad y el desarrollo intelectual de los cristianos, su grado de madurez eclesial y espiritual y muchas otras circunstancias personales postulan que la catequesis adopte métodos muy diversos para alcanzar su finalidad específica; la educación en la fe" (Catechesi Tradendae n. 51 Juan Pablo II)

     En la transmisión de la fe no hay método propio ni único. Todos los métodos pueden valiosos si son eficaces y sirven para conseguir los mejores objetivos, que son siempre la instrucción y la educación espiritual de las personas.


     En la formación religiosa, al igual que en las demás materias o actividades humanas todos los métodos son aceptables. Por que el método, es el conjunto de mecanismos que ayudan a obtener un fin. Los métodos catequísticos son también instrumentos y caminos que nos señalan el modo de lograr por el creyente una mejor madurez en la fe.

   Un catequista hacía en una asamblea esta reflexión.  “Pero siempre hay que recordar  que el método no es lo importante.

Lo importante es la meta, el fin, lo que se consigue. Un método que no lleva a la meta deseada, no es un buen método. Puede haber muchos métodos buenos y útiles.

El método catequístico debe hacer llegar el mensaje, la enseñanza de fe, a la persona total: entendimiento, memoria, voluntad y corazón, para que la fe llegue a transformar la vida personal, familiar y social.

    Un buen método en catequesis no sólo transmite bien la doctrina, sino que además fomenta la aceptación de la fe en el corazón de quien recibe el mensaje de Cristo. El catequista es el factor principal para el éxito de un método, es decir, los métodos y técnicas no funcionan por sí solos. La catequesis es, ante todo, un testimonio. Y los aparatos o los mecanismos no pueden dar testimonio. Sólo las personas son testigos.”

EL IDEAL DE TODO MÉTODO:
Iluminar la realidad o hecho de vida, a la luz de la Palabra de Dios, de la fe, de las enseñanzas de Cristo y de la Iglesia es el ideal de todo método catequístico.

PARA CADA SITUACIÓN VER EL MÉTODO ADECUADO A UTILIZAR

Es el contenido de la catequesis, la explicación de la materia o del misterio que se va a exponer. Y para ello hay muchos métodos. Y hay varios criterios que permiten descubrir cuál método es aconsejable para cada situación y cuál no lo es. Por esto, el catequista debe buscar y elegir no sólo el método que va de acuerdo con su forma de ser, sino también cuál método debe elegir según los cambios de destinatarios, de los temas o de los objetivos a lograr.

Unas veces será preferible el método lógico y deductivo que parte de las verdades y principios más generales para aterrizar en las aplicaciones más inmediatas. Éste método es más expositivo.

Otras veces será preferible el método inductivo o experiencial: Parte de  los hechos y de los datos  concretos e inmediatos para llegar a conclusiones generales o más teóricas. Este método aplica el principio catequético de que la mejor catequesis es la que relaciona el contenido de la fe con la experiencia del destinatario.

A veces se habla del método activo, que promueve un proceso de descubrimiento, a lo largo del cual el destinatario de la enseñanza religiosa busca la solución con la ayuda del catequista. En este método, el catequista dedica su mayor esfuerzo en hacer trabajar a los destinatarios. Se plantean cuestiones básicas y se buscan documentos que ayuden a ofrecer respuéstas válidas.


 En ocasiones se alude al método participativo, cooperativos, mutuo, intentando establecer entre los catequizandos cauces para una intercomunicación primordial y provechos.

  Y no pocas veces se alude en catequesis al método interrogativos, que históricamente ha estado vinculado con la forma literaria de preguntas y respuestas, tan usada desde los catecismos luteranos del siglo XVI, imitados por los católicos de las apostas tridentinas.
 Y son muchas veces las que se relaciona la formación religiosa con otros conceptos: método audiovisual, método vivencial, método emergente, método constructivista, método evangélico, método dinámico, método escultista, método catecumenal, etc. Son multitud de alusiones a las formas de realizar la comunicación religiosa a partir de criterios válidos par toda comunicación didáctica y cultural.
   Los métodos son caminos. La doctrina, los misterios, las verdades religiosas no están condicionadas por los métodos. Pero la facilidad o dificultad para su conocimiento, comprensión y asimilación si está relacionada con ellos. En esto radica la importancia decisiva de la metodología en la comunicación de la verdad religiosa y la educación de la fe del creyente.



Temas e ideas para reflexionar

    La planificación
Es un concepto general y bastante difuso. Hay que completarlo con otros términos más operativos: programación, realización, metodología, instrumentación, temporalización, etc.
    La planificación representa un concepto muy general y ambiguo y alude todo acto de previsión en referencia a un fin que se propone alguien. Y en catequesis la planificación representa la forma de ordenar los medios de que se dispone para conseguir el objetivo que se propone.

  VOCABULARIO FUNDAMENTAL

    Método: Camino que se se sigue para conseguir un objetivo o conjunto de acciones sistemáticas y graduadas que se desarrollan para conseguir una realidad  deseada. En catequesis es el modo preferente y sistemático de ordenar las actividades comunicativas y que, en catequesis, asegura resultados buenos.

    Didáctica: Ciencia pedagógica o rama de la Pedagogía que estudia las formas y leyes de la comunicación y es aplicable a la Catequesis, como lo es a toda tarea educadora o comunicativa.

   Transferencia. Modo o circuito por el que se hace la comunicación
de algo a alguien, como acontece en la Catequesis o como en forma más natural continuamente esta haciendo todos los seres humanos

 Instrumentos: el recurso o el conjunto de objetos, medios, elementos o formas que emplea el promotor de un método concreto para sacar provecho de ellos

   Sistema: plan o forma preferente con que su integra un métodos y sus instrumentos comunicativos para conseguir la buena comunicación.

   Evaluación: forma de calcular o medir los resultados objetivos en un proceso
de aprendizaje, de formación o de comunicación.

   Flexibilidad: criterio contrario a la rigidez en el seguimiento de los métodos,
de los recursos y de los sistemas empleados

    Procuremos tomar en nuestras notas metodológicas con claridad y pensando en lo que hemos de hacer en nuestro trabajo de catequistas

   PISTAS PARA EL DIALOGO DE GRUPO

1. Será bueno sintetizar y ordenar las actividades que se pueden realizar con frecuencia en catequesis que animas y con los catequizandos:
      - exponerlas ante los compañeros, diciendo las dos o tres que mejor resultado han dado.
     - y decir las que ordinariamente han supuesto alguna dificultad.

2. ¿Qué dificultades encuentran más frecuentemente los compañeros ú la acción catequística y por qué suelen encontrar esas dificultades?
         - qué se puede aconsejar a un catequista que tiene dificultades.
         - qué se le puede decir a uno que nunca encuentra dificultades.

3. ¿Creemos que en nuestra parroquia, o en nuestra catequesis, tenemos los suficientes medios, instrumentos, recursos, para hacer bien la catequesis'
            - Cuáles son las cosas buenas con las que contamos...
                      las que más satisfacción nos dan.
            - Qué cosas pondríamos a disposición de los catequistas,
                      Si estuviera en nuestras manos?

    * De estas frases: cuáles asumes del todo, cuáles rechazas del todo, cuáles te dejan indiferente.

        - "Hay que hablar con el corazón, los medios y recursos son secundarios".  

 "Hay comunicación intencionada y comunicación ocasional y natural". "La catequesis tiene que apoyarse en /asegunda con preferencia".
        - "Las técnicas deben animar la comunicación total. Son imprescindibles".
        - "Hay que recuperar el lenguaje intuitivo y emocional;
Es preferente al lenguaje cerebral, conceptual, doctrinal... *
        -   "Con niños, los lenguajes deben ser lúdicos y activos siempre".
        -   "Hay que buscar lo más adecuado; y para ello hay que prepararlo".

SUGERENCIAS DE EXPERIENCIAS  (agregado)   


     Cuando empezaba mi actividad de catequista aunque conocía perfectamente todo el texto, el tema bíblico, etc, préviamente en mi casa antes de salir para el encuentro catequístico, buscaba mis láminas ilustrativas que iba a llevar para exponer durante el desarrollo, y hacía un ensayo mental, la forma en que iba a encarar el tema del día, imaginandome frente al grupo de niños.

Así llegado el momento en el lugar de la catequesis, podía hablar y hacerles participar, con mucha facilidad, fluidéz porque lo que iba a decir, o hacer preguntas o presentar dibujos cuando era oportuno, ya estaba todo en mi mente, no había duda, sino con seguridad que es lo fundamental.
Y los  niños o jóvenes se dan cuenta, porque son buenos observadores, que demostrás capacidad. 
Los niños principalmente que son más sensibles, admiran al  catequista  con estas habilidades.
Esas cualidades demostradas, son necesarias, para que el oyente, preste atención, y por ende asimilará el o los mensajes, transmitidos.
Porque las palabras ya no salen de la boca sino del corazón, y con el Amor de Dios. Así es cuando el mensaje les llega. Por es Dios quien les habla a través de tí. Yo siempre oraba: Señor dame sabiduría para saber dirigir a este pueblo tuyo.
Los niños aman a sus catequistas, sí que los aman, se lo digo yo, y también los respetan.

El último año que estuve enseñando en un solón como aula porque eran numerosos, 28, entre niños y niñas, todos hasta el último de atrás, estaban atentos a mis exposiciones, y por ende, sus participaciones los hacían con interés.  A veces llebava una radiograbadora a casettes para hacerles cantar, el canto relaja el espíritu, los pone alegres y podés decir al final de vuelta a tu casa: despues de la autoevaluación:

"Gracias a Dios, pude presentar muy bién en el dia de hoy  el tema catequístico. También ocurren veces que al volver te das cuenta que no estuvo muy bién, como debería haber sido, entonces la próxima semana lo repetís, estando ya bién preparado.   

Con el tiempo ya no hará falta prepararte o ensayarte, solo que para cada año  es necesario ir cambiando, las formas de presentación para que no quede en el catequista, como una regla fija y dura que puede llevar a la monotonía, y se pierden los énfasis que se debe presentar. Cada año el catequista aprende una cosa más de sus propios alumnos, que les va a servir como un móvil para el siguiente año, lo que debe agregar, cambiar o mejorar. 

Este Tema habla de los métodos y técnicas, útiles para ciertas ocaciones, pero como dice más arriba, que estos métodos y técnicas deben ser solo un instrumento para comunicar, la ya capacidad del catequista.

Desde mi primer año hasta el último, yo he usado imprescindiblemente un pizarrón chico o mediano de madera terciada, que ahí mismo en el local preparabamos, y lo pintábamos con la pintura para pizarrón. Comencé y terminé mi trayectoria catequística con esos elementos, pizarrón,tiza, láminas, que se debe rebuscar en las librerías cristianas, o a veces dibujarlo en cartulina y pintar.

Me contó la mamá de una niña de pra. Comunión, que su hija, le exigió para que fueran a buscar un regalo para mí por el dia de la amistad, diciéndole el motivo: Mi catequista sabe enseñar muy bién y hace lindos dibujos. /Esos que hacía previamente en la casa y los pintaba, ej. las escenas de "El buen samaritano" y de otras parábolas. 
Queridos amigos catequistas, amen la vocación de ser catequista, amen a los niños, porque así aman a Dios, quien puso en sus caminos a ese grupo de niños para que les hablen de Él, Que los Ama, y quiere que aprendan a amar a sus padres, amigos compañeritos, a la sociedad.

 (Juan Carlos)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada