lunes, 28 de mayo de 2012

VOCACION CRISTIANA, ESPIRITUALIZACION - 10ª PARTE capacitación

Y .... PLANIFICACIÓN PARA LA FUNCIONALIDAD DE LA CATEQUESIS PARROQUIAL
Antes de iniciar ningún tipo de planificación, sobre todas las cosas, es primeramente necesario “preparar a los catequistas” en gral. Para que estén dispuestos a planificar con ellos la funcionalidad de la catequesis. Y preparados para saber funcionar en su vocación.

“PREPARAR” A LOS CATEQUISTAS en sus aptitudes vocacionales.
Para ello es necesario reunir a todos los catequistas para comunicarles que se realizará una serie de encuentros para su preparación espiritual-vocacional- el despertar en unos - el reavivamiento  y el crecimiento en otros.-
PARA ESO:
         Reunir a todos los catequistas, (que no es una reunión gral. de catequistas).Si es necesario visitarlos casa por casa, para un primer encuentro que será fijado, en que el Párroco, les indicará sobre  una preparación o formación espiritual a realizarse en los días consecutivos, necesarios para ejercer con eficacia, buena voluntad, y entendimiento su función de catequista. El cómo y por que evangelizar.

EN EL CURSO SE DESARROLLARÁ LOS SGTES. TEMAS.

I
LA VOCACIÓN CRISTIANA
(El perfil del catequista)
ESPIRITUALIZACIÓN

A) El despertarse él mismo en su otra persona que es la que ha asumido, su vocación evangelizadora, porque quizás haya andado viviendo separado: su yo personal más ligado a las cosas del mundo, y su otra vida, la espiritual vocacional, como un deber de conciencia que lo manejaba, tal vez contra de su voluntad, motivo por el cual esa actividad lo consideraba como segundo plano, en el tiempo que le sobra, si le sobra.
         Que su actitud hubiese sido diferente, si todo su “ser”, la que se relaciona con las actividades del mundo se hiciese “uno” con su vocación espiritual, y así ofrecer su amor en igual importancia para las cosas espirituales como a las temporales.    

B) Analizar que inconvenientes existen en los que,  no tienen interés en su crecimiento espiritual, si es motivo personal o externo, de la organización, etc.

C) La necesidad del ejercicio de la devoción a Dios (1Tim. 4,7), presentarles formas, que son necesarios para hacer crecer su vocación, su espiritualidad, tener la experiencia de Dios.

D) Las condiciones necesarias para saber transmitir un mensaje catequístico.
     a) Los medios técnicos o métodos.- (“METODOS Y TÉCNICAS” SE PRESENTA EN OTRO CAPÍTULO O APARTADO)

     b) El medio personal, su experiencia de vida cristiana que debe vivir,
          La convicción que él mismo tiene del mensaje, porque lo ha vivido, y presentar con  testimonios personales, aunque no será todas las veces, pero en varios temas debe estar Incluido un testimonio personal, como ejemplo. (Dar ejemplos en este curso).

DENTRO DE ESTE TEMA ESPIRITUAL DEBE ESTAR INCLUIDO “EL PERFIL DEL CATEQUISTA”, una vez presentado por el “Decar” en una jornada, 3 o 4 años atrás en SSCC, se debe retocar el mismo tema, con nuevas motivaciones.(Aquí ya se presenta “El perfil del catequista”.


II
QUE ENSEÑAR
A) Los temas que debe transmitir a sus catecúmenos, eliminar los temas con formas abstractas, (Jesús dibujado en las nubes, etc.)
     Agregar más temas a los presentados en el texto. - ver a qué limitarse, cuáles incorporar:
      “Dios vive en el prójimo que te necesita” (“tuve hambre y me dieron de comer”)

B) Presentarles a Jesús que les ama, El es la máxima expresión de Dios Padre, “El Padre y Yo somos “uno”  (ver catecismo católico  Nº 464, y Biblia: S.Juan 14,9-14).

         A través de cada tema presentado en el texto, Jesús nos enseña su voluntad, que es la voluntad del Padre, cómo vivir el Amor de Dios en cada circunstancia que se nos presenta en la vida.
C) Cómo cumplir los Diez mandamientos de la ley en nuestra experiencia diaria.
     La ley del Amor.  - Cómo vivir Los Sacramentos. etc.

D) La oración - comunicación con Dios, alabanzas, adoración, acción de gracias, pedir perdón.
   
E) Tema específico incorporado: 

“Como hacer feliz a nuestros padres” -Las promesas de este mandamiento. Este tema se debe recordar cada vez que sea oportuno.
Es una situación en  que los niños y jóvenes están más cerca a ser observados por su cumplimiento. Es muy fácil evaluarlos con preguntas, porque son sinceros.
Y un mandamiento de actualidad en que por generalidad se desobedece.  Aunque los niños no lo estarán notando que incurren en esa falta, se debe hacerles notar, los detalles, que inclusive ni los propios padres no les llaman la atención aunque estén sufriendo por sus hijos.
Muchas veces los padres no saben cómo educarlos en “ese” aspecto, otras veces por evitar quebrantarse lo deja pasar, que al final serán perjudicados los hijos, porque más tarde ya no querrán aceptar un consejo que podría ser necesario para su futuro.

(Comentario adicional)

      Deben preparar temas sobre las parábolas, relatando el catequista de memoria, enfatizando como historias o cuentos que Jesús ha utilizado para dejar una enseñanza, a los niños les gusta más escuchar de sus catequistas los relatos históricos de la Biblia, inclusive los del A.T. , porque la lectura corrida, si no lo hace con  comentarios de ejemplos intermedios, les aburre. Con una sola  práctica de este sistema, podrá observar el catequista el resultado positivo que produce, verán cómo prestan atención.

Un aspecto importante de este sistema de relatar pasajes de memoria, con mucha seguridad, produce en el niño o joven inclusive, que su catequista “sabe” lo admira, y por ello tiene más confianza en lo que está enseñando, mucho más cuando transmite a través de su propio testimonio, en formas ocasionales, de acuerdo al tema que se desarrolla. (Por esto decían por Jesús: “Enseña como quien tiene autoridad”

         Para el caso de la Semana santa, escenificar, si no puede con participación, el catequista solo haciendo el papel de Jesús cuando llevaba la cruz, y cuando fue azotado, haciendo las escenas o gestos del movimiento por el dolor de los azotes, dibujando en el pizarrón el látigo que usaban para eso, por un palo, varios alambres con bolitas de plomo en sus puntas.
Especial para niños, porque los introduce a la realidad de la pasión de Jesucristo.
         Yo lo hice una vez con niños de ocho años.  Ante los gestos que hacía, llevando la cruz imaginariamente, y movido por los azotes, Me sorprendí, cuando vi que se levantaron de sus asientos para ver mejor, aunque nada les molestaba para ver. Por supuesto esa historia se debe llegar hasta su final, que es la resurrección, para que no queden con la imagen del dolor. (esta parte ya con relatos y láminas preparadas)
Y que ahora Jesús resucitado está en cada corazón para amar a través de ellos, dar ejemplos.

         Para otra ocasión relatar, la historia de David y Goliat hay texto que trae ese tema pero muy resumido; la de Abrahám y su hijo Isaac a sacrificarle, Daniel en el foso de los leones, como Dios estuvo con Él, etc. La historia de Salomón cuando Dios le Ofreció darle cualquier cosa que le pidiese, preguntar a los niños qué le habrá pedido Salomón; el caso del templo más grande construido por Salomón para Dios, -que resultado tuvo, etc. etc.
         Hay tantas cosas que se puede enseñar a los niños, que contienen mensajes  para hoy, o sin mensajes, como historias de la Biblia, improvisando que se relaciona a los temas en desarrollo, para reforzarlo cuando se ven desatentos o desganados, porque se puede observar en la actualidad que los niños son  hiperactivos,  muchos no soportan la pasividad.
            Pero estos temas adicionales, no se puede planificar, si se tienen los fines de semanas contados

III
REUNIÓN DE PADRES

         Es necesario que en cada Centro se organice reunión de Padres, con cartas de invitación que expresen explícitamente los temas de la reunión, que debe ser de orden espiritual, no material, a excepción si es con el objetivo de ayudar a un niño enfermo, o personas enfermas de la comunidad. Pero para este caso es preferible hacer recorrida casa por casa. Y así quede claro en los padres que las reuniones siempre serán de orden espiritual, para la colaboración en la catequesis conjunta, u otros temas que se presentan necesarios, etc.

Estas reuniones se deben hacer por lo menos tres veces por año. Algunos Centros tienen catequesis para padres, que es mucho más positivo, pero esto se realiza donde se dan las condiciones, de acuerdo a la comunidad.  


IV
LOS CATEQUISTAS

Los catequistas deben tener una reunión semanal entre ellos, para intercambiar opiniones, experiencias, inquietudes, preparar la catequesis para el siguiente encuentro, presentar propuestas de actividades.
         Si no existen estos temas a tratar, cada semana, elegir un tema bíblico para reflexionar, o de documentos de la Iglesia,  - oración, etc. En horarios que elijan en que todos estarán presente, o bien terminada la catequesis.
         Es un aspecto muy negativo, que, terminada la catequesis, cada uno se retire  sin más, hasta la siguiente semana, a veces con la excusa porque uno del grupo no va a poder quedarse. Se deben reunir, aún con los pocos que puedan quedarse.

         El Coordinador/a con los catequistas debe elaborar un calendario de actividades, que deberán realizar en el año. Que a final de año debe hacer una evaluación en grupo para analizar los aspectos negativos y positivos, que han sucedido.

         El Calendario preparado, se debe enviar a la Coordinación de la Parroquia, para que se apruebe, u objete algunas actividades que se sobrepongan al calendario de la Parroquia, o para evitar que se organice la misma actividad en el Centro y en la Parroquia aunque en días distintos, como ha ocurrido con el festejo del día del niño, a excepción de que se quiera participar en doble festejo, por parte de algún Centro que ya tengan como actividad tradicional, no evitable.
         Con este sistema organizativo se ha operado eficientemente y en armonía durante muchos años desde que se fundó la Parroquia SSCC.



V
INSCRIPCIONES
         Una semana antes de iniciarse los encuentros catequísticos se debe realizar la inscripción domiciliaria de los candidatos a la catequesis, para los que se iniciarán y para los que  realizarán continuación de niveles, Algunos centros ya tendrán por costumbre inscribir en sus respectivos centros, los que no, deberán continuar con la inscripción domiciliaria.
         Se tiene en cuenta el sistema a domicilio para entender la diferencia entre escuela o colegio, y la evangelización.

Para la inscripción sería bueno tener ya una planilla en donde se registrarán los datos completos de los inscriptos:   Ej.
Nombres y apellidos        grado/edad Nivel curso              el Nombres del        

Dirección   Nº Teléfono    
del inscripto                                   año anterior       Padre  - la madre   exacta 

Estos datos debe tener en el archivo el Coordinador/a, y el catequista de cada grupo, necesarios para cuando por alguna necesidad deba visitar a la casa de su alumno, para hablar con sus padres, ej. Por faltas consecutivas a la catequesis, por su comportamiento, o falta de interés en la atención, o es muy molesto, o no completa sus tareas del texto, o no se observa la participación de los padres en sus tareas.
-si los padres no asisten a ninguna de las reuniones de padres organizadas. etc.
-Si  existe un alumno con dificultades, que necesite visitar a sus padres o encargados para un diálogo, pero si el catequista no estuviere en condiciones para esa función, debe tratar en las reuniones semanales de catequistas, para que el Coordinador/a tome esa responsabilidad conociendo ya el motivo.

VI
INICIO DE CATEQUESIS

PARA UNA CATEQUESIS DE FUNCIONALIDAD “REGULAR”, NI MUY ACELERADA, NI MUY LENTA  EN EL DESARROLLO DE CATEQUIZACIÓN O EVANGELIZACIÓN:
La catequesis debe iniciarse con el programa del texto en la primera semana de marzo, en la primera semana de inicio de la escuela.
“REGULAR” digo, si nos vamos a ajustar a las disposiciones establecidas por el “DECAR”, Institución a la cual se subordinan los que hacen votos de catequistas, y administrada en cada comunidad por el Párroco en su Parroquia, quien en esta forma se constituye como la autoridad directa sobre los catequistas y la catequesis Parroquial, en donde se establecen normas propias para este fin.
         Así funcionaba nuestra catequesis desde la fundación de la Parroquia, inclusive antes, nosotros aquí con las carmelitas, y fue siempre positivo,

MOTIVOS NECESARIOS:  (para empezar temprano)  (7 puntos a analizar)  

         Es muy necesario que se inicie al tiempo de las clases escolares, porque si se basa en un cálculo matemático  sobre cantidad de fines de semanas disponibles que se cuenta desde antes, hasta las celebraciones de Sacramentos al fin del año catequístico, con un resultado de tiempo justo entre cantidad de temas del texto y sábados o domingos del año, se encuentra que en realidad sobran fines de semana. En muchos casos, que sí sobraron fines de semanas, y los catequistas no sabían qué hacer en esas “oportunidades” que les regalaba el tiempo.
         Pero existen también otros casos, que “faltan” fines de semana, para:

1- Para dedicar 2 o 3 veces al año para dar un repaso de temas del mismo texto, los que sean más necesarios, de la vida cotidiana que no viven los niños, por no estar realmente catequizados.

2-      Un día de catequesis se necesita para hacer una prueba o evaluación en una hoja con formularios para preguntas y respuestas de todos los temas que se ha desarrollado hasta esa fecha. El catequista lleva las hojas de prueba, los analiza y puede observar, para saber qué tema o temas debe repetir para lograr su asimilación,

3-      -Para lo cual es necesario utilizar un día más de catequesis desarrollando el tema en cuestión con otros métodos y dinámicas, utilizando otras lecturas bíblicas paralelas, para no aburrir a los que ya comprendieron, como un tema nuevo, pero el mensaje es el mismo. Debe hacerse dos o tres veces al año. (Hay ejemplos que se puede ofrecer, sobre dinámica, muy efectivo.)

4- Para el festejo del día del niño se utiliza un día en el horario de su catequesis.

5- El primer sábado antes de Semana Santa faltan el 50%, porque van a la escuela para no tener clases el miércoles Santo.

6- Hay años que en invierno muchos fines de semana hay lluvia o llovizna, que los hace faltar a la mayoría y no se puede desarrollar catequesis con pocos, porque los demás quedarán sin esa catequesis.

7- El Acto de clausura de catequesis, que también se realiza en un día y  horario de catequesis para obtener la totalidad de participación de los niños.

         Para el caso en que sobrara fines de semana, según sus cálculos, el catequista ya debe ir preparando una catequesis de temas paralelos a los que ya han desarrollado y que debe repetir del que necesita incentivar que observa falta de asimilación.
(VER TAMBIÉN CAP. II  INCISO “E” “temas adicionales a incorporar”)
         El tiempo siempre es útil si se prepara cómo utilizarlo. Que puede,  si necesita, buscar la cooperación de otros catequistas o el Coordinador.
OTRO ASPECTO  a tener en cuenta:
         Son,  las fechas de exámenes finales de las escuelas para que no coincidan con los días de la semana que se los llama para los ensayos de ceremonia de Pra. Comunión, canto y toma de oraciones, hubo caso en que no pudieron asistir inclusive para la confesión con el grupo, Y que tuvo que hacer su confesión en otro memento.
         Para los Mayores estos inconvenientes parecen cosas menores, pero se debe tener en cuenta que para ellos es un acto muy importante en su vida, por primera vez, a los niños se les debe dar la importancia que les corresponde, porque son importantes.

VII
ANIMACIÓN
         En los Centros En la reunión general de los niños antes de agruparse en sus respectivos niveles, que generalmente se hace la oración inicial y otros comentarios, es necesario que también haya animación musical, cantos propios para niños, está comprobado el efecto relajante y de espiritualización para introducir a los niños a la catequización. -Se nota asimismo la diferencia de ánimo, cuando falta los cantos.
         Si no se cuenta con animadores con facultades propias para ello, se les puede hacer cantar con grabación, conectada al equipo de amplificador de micrófono para la Misa, con que cuenta el Centro.
         Se puede observar, si uno se fija en ellos la diferencia de sus ánimos cuando hay cantos alegres, que se les enseña, el ánimo espiritual se eleva. Resultados  comprobados. (en un papelógrafo grande escribir la letra de la canción del día, para que todos participen).

VIII
MISAS

         Es importante organizar, por calendario parroquial, para realizar aunque sea una vez,  Misa en el horario de catequesis, puede ser por el Día del niño, Día de la amistad, u otro motivo especial, en donde se les hará participar a los niños y jóvenes catecúmenos, en todo lo que quepa dentro de una “Animación           
Eucarística por motivos especiales”, donde puedan expresar sus creatividades
Con láminas, dibujos, textos por la pared en cartulinas siempre orientado por los catequistas en coordinación con los miembros del equipo de liturgia del Centro, y  a la que serán invitados sus padres a asistir. Es el único horario y día en que pueden asistir todos. (Esto como una opción de actividades a incorporar)   

Fin del proyecto original

                                                 ANEXO
VOCACIÓN CATEQUÍSTICA
Capacitación espiritual del catequista
        No  existe un título Universitario para poder demostrar a qué grado de capacitación espiritual  un catequista ha alcanzado, y desde el cual sigue avanzando, porque si subió, por el impulso al amor de su vocación. No dejará de seguir escalonando
        Si existiese ese Título en documentos humanos, ¿cuáles hubiesen sido las condiciones para merecerlo?
- ¿Acaso el haber asistido a una “equis” cantidad de cursos formativos; a una cantidad de jornadas, a la actualización permanente de métodos (antes llamado metodología) estudios teológicos, documentos de la Iglesia, etc. etc.?
        Ciertamente que es bueno que un catequista de verdadera vocación posea todo esto o en mayor parte en su haber, o desear poseerlo.
        Pero ni aún así se podrá otorgar título, porque la vocación de catequista consta de una formación y crecimiento permanente. Así es que el título en este caso caducará al día siguiente de recibirlo, podrá recibir únicamente si ha terminado de ejercer su vocación.
        Por tanto creo que ese título sólo está registrado en el Libro de la Vida (Dios), y en el corazón de quien es poseedor. - Porque se recibe por la gracia de Dios, acudiendo a su llamado para servir en esa vocación, (así como el llamado al sacerdocio), Dios elige, luego de aceptar  su llamado, el que ama su vocación, pone de su parte  el deseo de ir creciendo y ampliando su formación  devocional en la búsqueda de Dios y su Reino, haciendo de su vida una experiencia de “vida en el Espíritu”, por el amor a Dios que se expresa en el amor por el prójimo, por los más humildes, los pobres, niños  y enfermos, lo demás vendrá por añadidura.

        Y otros encuentran el campo apropiado de acuerdo a sus sentimientos vocacionales, como el de la catequesis para discapacitados, ciegos, o sordomudos algunos, misioneros, los que se dedican a estos últimos cuatro casos,  sí que deben haber recibido “un llamado” especial para este servicio.

El corazón no visible del catequista

        Si el catequista experimenta el antes comentado, la vocación va creciendo más y más en el corazón de la persona porque se amplía el Amor de Dios en su corazón. De esta manera el servicio que presta ya no lo estará haciendo por obligación social, ni siquiera por obligación de conciencia, sino impulsado por el amor, que ya no le será posible dejar de servir. Y como cada vez querrá servir más, deseará capacitarse más, por si mismo para ofrecer más, y buscará hacerlo, sin esperar  que lo exijan.
        Este es el corazón del catequista, que no se puede auscultar humanamente en la Universidad, como para otorgar un título.-
        Es el Amor de Dios que se manifiesta gozosamente en el interior de la persona que lo hace sentir deseoso de compartir con otros esa alegría espiritual.
        Cuando el catequista actúa, desde ya, más por amor que por conocimientos, el deseo de evangelizar nace de su interior porque el evangelio de Cristo ha sido una experiencia en su vida, y los mensajes que debe transmitir, aunque esté utilizando como elementos los textos de normas y ordenados, más los conocimientos, lo hará irremediablemente con testimonios de su propia vida, utilizando sus  experiencias como ejemplo del tema, lo transmitirá con tanta convicción, que también lo aceptarán o recibirán por convicción, porque se percibe el amor de Dios transmitido a través de él, con el mensaje expuesto quedará grabado por siempre en sus catecúmenos, que le servirá   como modelo para su vida en el futuro.
       
        Llegado a este nivel espiritual el catequista, también será movido a entregarse por completo a su vocación, renunciando parcialmente o total de muchas cosas del mundo que pueden impedir un cumplimiento a sus deberes vocacional. Aunque, si ya está comprometido en la vocación del Matrimonio, o está por comprometerse, ello no será motivo para disminuir su amor por la catequesis. Salvo caso por imposibilidades laborales.
        Como existen catequistas casados y con familia, que normalmente asisten a las reuniones parroquiales, aparte de cumplir con su encuentro de catequesis, abandonando una o dos horas del domingo, a su familia. Muchos casos parecidos que conozco hay.

        De todas maneras, es necesario que exista en la organización de catequesis parroquial, los Líderes o Coordinadores, que ofrezcan actividades para animar y agrupar a los catequistas, a los efectos de estimularles en su crecimiento y capacitación de actualización de métodos, que ofrece el “DECAR”, o documentos de la Iglesia a incorporar en cursos preparados por la Parroquia.

Los obstáculos
        No somos perfectos ni santos aún, como pide Jesús que lo seamos, visto desde nuestra perspectiva, Solo Dios puede saber el grado espiritual de cada uno de acuerdo a su voluntad. Por eso aunque andemos en este camino de Dios,  ese camino es muy accidentado, lleno de obstáculos, piedras de contradicciones de la vida, tentación al pecado,  si tropezamos y caemos no desanimar,  se debe levantar y seguir el mismo camino,  no desviar de él por temor a otras caídas o adversidades de la vida.
        Los obstáculos hay, que siempre ocurren, de índole personal, entre catequistas, o de organizadores, de Centro o Parroquial, etc.  Esto se puede vencer  si hay un permanente apoyo de la Autoridad parroquial hacia sus catequistas.

        Estoy convencido que Dios hace muchas maravillas en nuestras vidas, si confiamos en Él, y  nos abandonamos en sus misericordiosas manos como un niño que necesita de la protección paternal, El nos levanta de nuevo. Lo digo como testimonio de mi propia experiencia.

        No es esto, con el objetivo de “crear” catequistas perfectos, sino utilizar el comentario como referencia para “preparar” catequistas, ofreciéndoles sobre todo las asistencias necesarias.
        Y quizás, con fe y amor se logre más de lo que se esperaba.

El anonimato
        Los catequistas son servidores anónimos de la sociedad. Cuando uno o más van por las calles de la ciudad, ¿quienes les conocen, para que digan: “mirá allá van unos catequistas” o “¿viste, aquella chica o señora que va?, -es catequista.
        Por cierto que los que se entregan a esa vocación, saben que es un servicio que se hace por Dios y para El sin esperar recompensas, y solo El los conoce a todos y conoce el corazón de cada uno y el por qué es “así” y no como la gente exigen que sean.

Un conocido refrán dice: “Cada uno da de lo que tiene, no puede dar de lo que no tiene”.
Esto no quita la posibilidad que se pueda cultivar más en un catequista, no individualmente sino por grupos. Se puede sembrar, y los frutos, esperar........ 
Y a esto, es tan literal el sentido de las palabras de Pablo, cuando dice:

“Uno es el que siembra,
Otro es el que riega
Pero Dios es el que la hace crecer” (1 Cor. 3,7-9)
Y sigue: “que nosotros somos el terreno en que Dios está trabajando”
Hay un deber, que es el de sembrar, otro, el de cuidar, cuando crezca, “regar”
Y Dios que está en el espíritu del hombre lo hará crecer, pero aunque está en Dios el hacer crecer, el hombre debe someterse a Dios como tierra fértil, para que desde dentro de él pueda nacer Dios mismo abriéndose paso para comunicarse al mundo que necesita su Palabra que le diga: “Dios te ama”.


                                                                                        Juan Carlos Bordón



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada